Taiwan inaugura presidencia femenina... e iglesia de tacón alto.



La casualidad ha hecho que Taiwan destaque esta semana en los informativos internacionales por dos noticias bien diferentes, cara y cruz de una igualdad sexual cuya plena efectividad social es aún lejana, incluso en las sociedades consideradas más desarrolladas. Por un lado, la elección de Tsai Ing-wen como la primera mujer que preside Taiwán. Por otro, como recordatorio del arraigo sexista, la construcción de una iglesia con paneles de cristal y forma de zapato de tacón alto, elaborada en la provincia de Chaiyi con la finalidad expresa de atraer la atención de las mujeres. La iglesia está destinada a la celebración de ceremonias matrimoniales. Se sostiene que está dedicada a una mujer que en los años sesenta sufrió la amputación de ambos pies por la "enfermedad del pie negro", aunque una explicación más detallada desvela su operatividad sociológica:  la iglesia se inspira en el zapato de cristal de Cenicienta, una mujer que hace realidad su sueño cuando, tras numerosos sinsabores, una férrea competencia, y por sus virtudes femeninas, se hace merecedora de de ser elegida por un príncipe azul. El recinto  contará con ornamentos de culto que son poco habituales, pero que sus artífices consideran apropiados a esta liturgia de tacón: idílicas hojas de arce, románticas sillas diseñadas para compartir con sus amados novios y, como licencia en un día tan especial a ese pequeño pecado benial que es la gula,  pasteles y galletas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario