El IVA por la música en vivo subirá del 8 al 21%

► El pasado ya está aquí

Aunque las descargas musicales por Internet supusieron un duro revés para la industria discográfica, los artistas encontraron en la red un valioso medio de promoción, en muchos casos al margen de una industria que excluye y selecciona por supuestos comerciales. Los conciertos y festivales se han multiplicado y muchos artistas han encontrado en las actuaciones en vivo el principal instrumento de financiación. Pero cuando las cosas parecían ir encauzándose, el mercado musical se encuentra con un nuevo revés… la subida del IVA. 

El festín de ganancias financieras trajo consigo la debacle económica y esta unas medidas draconianas para salir de la crisis. La diseñan de la noche a la mañana unos gestores que no hace un mes descartaban el rescate y que parecían pensar que la riqueza se genera mediante un proceso parecido al juego del Monopoli, unos gestores que decretan a golpe y porrazo para salvar a un estado al que parece molestarle su lastre social y que ve en los ahorrillos y el trabajo del ciudadano su aval de financiación. La nueva subida del IVA afecta de forma decisiva a numerosos sectores productivos; en el mundo de la música, al igual que ocurre en actividades de ocio y cultura como el cine, el teatro o la tele o radiodifusión, este pasa a ser del tipo reducido, que ya el gobierno anterior subió a un 8%, al tipo general, ahora en un 21%. La medida es un nuevo varapalo para la grabación musical, en plena crisis, que encarece sus productos con incremento de impuestos del 18 s al 21%, pero lo que parecía ser su salvavidas, la música en vivo, podría recibir su golpe de gracia, con una cotización que se eleva del 8% al 21%. Para hacerme una idea concreta de lo que esto significa, he estado haciendo cálculos sobre la precio del abono del Primavera Sound 2012; manteniendo el margen de beneficio, el año que viene esta saldría por unos 25 € más… la gota que colma el vaso. 

Pero quedémonos con lo positivo, quién sabe si esto nos devuelve al modo de vida medieval y nuestras ciudades y pueblos vuelven a animarse con el progresivo incremento de de saltimbanquis, músicos ambulantes, contorsionistas, etc., que se reparten las esquinas para buscarse la vida representando sus números con más o menos entusiasmo y vocación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario